febrero 1, 2023

La Brecha Informativa

Hay que estar en La Brecha

Portada » Blog » NUEVA YORK: Dominicanos rinden honor a Virgen de la Altagracia

NUEVA YORK: Dominicanos rinden honor a Virgen de la Altagracia

Por Jacqueline Lora

NUEVA YORK.- Feligreses de origen dominicano y otras nacionalidades acudieron el domingo a la misa que en honor a la Virgen de la Altagracia en la Catedral San Patricio, de esta ciudad.

La misa fue convocada por el cónsul Eligio Jáquez.

Como invitados especiales asistieron el congresista Adriano Espaillat, el senador estatal Luis Sepulveda y cónsul dominicana en Montreal, Margarita PichardoMiembros del Comité Arquidiocesano a su entrada a la Catedral de San Patricio

En su eucaristía, el obispo Joseph Espaillat, no solo destacó las virtudes de la Virgen de la Altagracia, considerada Patrona de los dominicanos, sino también los milagros que la madre Jesucristo, el hijo de Dios, sigue realizando a favor de los dominicanos en todo el mundo.

Dijo que la Virgen de la Altagracia sigue haciendo historia con el pueblo dominicano y el pueblo latino en la arquidiócesis de Nueva York.

“No soy solo hijo de padres dominicanos nacido en Nueva York, soy también hijo de “Tatica” a quien agradezco por ayudarme a ser el primer obispo latino nacido aquí pero con raíces de la amada Quisqueya”, expresó el Obispo.

Hizo hincapié en que hay que asistir a la iglesia católica a comulgar, a recibir el cuerpo y la sangre de Cristo.

“Si usted no está comulgando, ni recibiendo el cuerpo y la sangre de Cristo, usted no está realmente en comunión con Dios en la iglesia”.

Consideró que el auge de la música “rastrera” que escuchan los hijos es culpa de los padres quienes permiten “escuchar la música de Bad Bunny -el conejo malo- y otros artistas de ese género musical.

“¿Por qué sigue la gente a estos artistas y lo siguen nuestros hijos? Porque les damos “like”, los escuchamos y los aplaudimos, luego queremos culpar a los jóvenes porque escuchan esa música”, aseguró.

Obispo Joseph Espaillat

Luego de un estruendoso aplauso de los allí presentes, Espaillat agregó que «es por esa causa que nuestros hijos y nietos prefieren escuchar una canción rastrera y no una canción religiosa”.

“Enseñamos a una niña a bailar Dembow y no le enseñamos a recitar el Santo Rosario”, reiteró.

Aseguró que el éxito está en hacer la comunión con Dios y con la iglesia, juntos en familia enseñando a nuestros hijos la grandeza de la Virgen de la Altagracia y su hijo Jesucristo.

Al termino de la misa y ya fuera de la Catedral el cónsul Jáquez dijo sentirse muy satisfecho por la masiva asistencia de los feligreses dominicanos seguidores de la Virgen de la Altagracia que abarrotaron la iglesia en su totalidad.