septiembre 21, 2021

La Brecha Informativa

Para saberlo todo en menos tiempo…

Dos leyes distintas: pero me quedo con una.

Por: Domingo Martínez Mateo

Mientras que la ley de atracción, demuestra que tenemos capacidades asombrosas para atraer a nuestras vidas aquello que queremos y nos ayuda a saber cuánta fe disponemos. Además, lo más divertido e increíble de todo, es que atraemos amor, amistad, dinero, cosas materiales, pero existe otra; que es totalmente heterogénea, aunque guarde estrecha relación, mejor me quedo con ella. La ley de asunción.

De acuerdo al extinto autor estadounidense, quien escribió sobre la Biblia, el misticismo y la autoayuda, Neville Lancelot Goddard, generalmente conocido como Neville, creador de la «ley de la asunción» dice que: “cuando tu convicción interior es mayor que la apariencia física de la realidad, tu sueño se materializa. Se trata de elevar tu conciencia para convertirte en la persona que será capaz de conseguir el sueño que deseas”.

Y es utilizada de forma muy sencilla, asumiendo el resultado, aquello que queremos materializar, ya lo hemos conseguido, o sea esta decretado, por ejemplo, ¿Queremos éxito en nuestras vidas? Debemos actuar como si ya lo tuviéramos, “fingir” que lo tenemos, hasta que no tengamos que hacerlo más, porque ya es una realidad.

Estas dos leyes vitales, pero mejor es practicar la ley de la asunción, porque es intrínseca, en cambio la ley de la atracción es extrínseca, que significa esto, mientras la ley de la atracción nos conecta a pedir clemencia, lo que por naturaleza nos pertenece, en cambio la ley de asunción, es reclamar aquello que nos pertenece, porque es desde nuestro ser, ahora; para eso, tenemos que descubrir nuestra identidad, o sea; debemos descubrir aquello que nos apasiona, es la única forma de vivir una vida a plenitud.

Por eso, la mayoría de personas, vive la vida que no quiere, o sea en buen dominicano, solo  apariencia, no son ellos mismos y después que se quitan esa máscara, pues ni siquiera saben en realidad quien es, no obstante; quieren aconsejar a otros a ser lo que ellos ni siquiera son, los objetivos de la vida son buenos, excelente, pero, cuando te enfoca de forma egoísta en aquello que quieres, es porque tienes ese ego muy exaltado, a veces es mejor dejar el agua correr.

Ahora; debemos vivir anhelando lo que queremos, pero no cambiar de canal como nos manda la ley de atracción, sino; atraer desde nuestro interior, aquello que queremos ser, no atraerlo desde el exterior, me llena de privilegiado aprender un poco sobre esta última ley, la asunción; de este gran conferenciante internacional Ramón Sainsom, aunque he aprendido un poco sobre el secreto de la ley de la atracción, escrito por Rhonda Byrne, me quedaré con la la ley de la asunción, porque sabemos cuáles cápsulas debemos escoger para tomar, porque a veces no es bueno abrir la caja de pandora, de acuerdo a la mitología griega, no vaya ser que después queramos cerrarla y no haya tiempo, porque cuando alguien ha realizado una acción que ha enfurecido a otra persona, acarreando graves conflictos y problemas, decimos porque ha “abierto la caja de Pandora”.

Por eso; no debemos negociar nuestra paz, es algo nuestro y somos quien escogemos para saber vivirla, porque tanto el éxito como el fracaso son palabras mundanas, porque el éxito no es solo tener asuntos materiales, un ejemplo, de acuerdo a esta masterclass de mindvalley, tomada por quien les habla, existen doce categoría para vivir una vida a plenitud: salud y condición física, vida intelectual, vida emocional, carácter, vida espiritual, vida amorosa, visión de vida, calidad de vida, carrera profesional, finanzas, vida social y familia, o sea; es disfrutar esa vida que quieres vivir, valga la redundancia, es importante tener una vida de comodidad, pero no dejar de buscar nuestra paz interior, pero para eso, hay que despertar de la conciencia, por medio de la atención, concentración y memoria, porque no es saludable vivir acorde a estos constantes bombardeos sociales, muchas veces buscando homenajes o  el centro de atención.

Por eso debo decir, que siempre mencionaré al libro el principito, donde nos enseña que el primer geógrafo de estudiar su superficie terrestre, somos nosotros mismos, por eso dice, que extraños son los adultos y una de sus frases célebres, ¨Solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos. Lo mejor de la ley de asunción, es llegar a ser aquello que quieres, no vivir una vida llena de máscaras.

Como querer explorar tierras ajenas, si se nos hace tan difícil explorar la nuestra, por eso, queremos conocer a otro sin antes conocernos nosotros mismos. Hay que entender que la conciencia, es la creadora de nuestro propio destino, es mejor enfocarse en lo interno que lo externo, o sea; nuestro ser interior, porque como dijo el extinto Jaime Jaramillo, historiador antioqueño, considerado como pionero, orientador y maestro de la profesionalización de la historia de colombia: ¨cuando depositas tu felicidad en el exterior, ya la perdiste¨ y yo digo: No hay mundo que cambiar, habemos personas que mejorar, porque el cambio está dentro de cada ser, porque no estamos para condenar, sino para redimirnos.

Polímata y divulgador científico dominicano

 

Impactos: 0